Editar el contenido

¿Cómo defenderte de un “Despido Disciplinario”?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En España, los despidos disciplinarios se consideran una forma de terminación del contrato de trabajo. Esto se produce cuando la empresa considera que el trabajador ha infringido sus obligaciones o ha cometido faltas graves o muy graves, de acuerdo con el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores.

¿Qué es un despido disciplinario?

Un despido disciplinario es un despido motivado por la comisión de faltas graves o muy graves por parte del trabajador. En este caso, la empresa no tiene que dar la indemnización por despido. Una falta grave se considera como una conducta que el trabajador debe cumplir y que, si no lo hace, puede ser considerada como motivo suficiente para la terminación del contrato de trabajo. Por ejemplo, puede ser el acoso laboral, el incumplimiento de las normas de seguridad, el abuso de confianza o el hurto.

¿Cuáles son tus derechos?

En caso de que la empresa te despida por una falta grave o muy grave, tienes derecho a recibir una carta de despido en la que se especifique la causa por la que se te ha dado el despido. Esta carta debe contener una descripción detallada de los hechos que se consideran como faltas graves o muy graves, así como los procedimientos seguidos para determinar que la falta se ha cometido. Si esta carta no se te entrega, la empresa no puede considerar que hay un despido disciplinario.

¿Qué debes hacer si has sido despedido disciplinariamente?

Si has sido despedido disciplinariamente, puedes presentar una reclamación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación de la Dirección General de Trabajo (DGT). Esta reclamación debe ser presentada dentro de los 15 días desde la recepción de la carta de despido. Si el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación considera que el despido fue injustificado, puede ordenar la readmisión del trabajador o una indemnización por el despido. Por otro lado, si el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación considera que el despido fue justificado, el trabajador puede presentar un recurso ante los tribunales.

¿Cómo se resuelve un recurso?

Si el trabajador decide presentar un recurso ante los tribunales, el mismo debe ser presentado dentro de los 20 días desde la recepción de la carta de despido. Una vez presentado el recurso, el juez deberá determinar si el trabajador fue despedido por motivos justificados. En este caso, el tribunal puede ordenar la readmisión del trabajador o la indemnización por el despido.

¿Qué pasa si el tribunal considera que el despido no fue justificado?

Si el tribunal considera que el despido no fue justificado, el trabajador tendrá derecho a una indemnización equivalente a 45 días de salario por año trabajado. Además, el trabajador tendrá derecho a recibir el salario devengado desde el despido hasta la readmisión. Si el trabajador no quiere ser readmitido, tendrá derecho a recibir la indemnización por despido, que se calcula de acuerdo con el artículo 55 del Estatuto de los Trabajadores.

¿Cómo puedes evitar un despido disciplinario?

Para evitar un despido disciplinario, el trabajador debe cumplir con la normativa laboral vigente y con los derechos del trabajador establecidos en el Estatuto de los Trabajadores. Asimismo, el trabajador debe estar al tanto de las normas de seguridad de la empresa y debe cumplir con los deberes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Consúltanos por chat, te respondemos
en menos de 10 segundos

Publicaciones Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Octavio Viera - Abogado

Estamos en redes sociales

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
abrir whatsapp
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?